Si alguien te hace llorar, no se merece tus lagrimas

 

 

 

Si alguien te hace llorar, no se merece tus lagrimas, porque quien realmente se las merezca, nunca te hará llorar.