Lo más triste no es que no haya parado de llorar

 

 

 

Lo más triste no es que no haya parado de llorar, lo peor es que lloro desde que tu te marchaste haciendo una brecha a mi corazón, que era tuyo.