Chiste de esqueleto.

 

 

 

Entra un esqueleto a un bar y le dice al camarero: Deme una cerveza y una fregona.