La provocación ajena

 

 

 

Quien provoca, provoca es quien nunca toca