Toda la razón…

 

 

 

Mas vale pájaro en mano, que padre a los 16.