Refranero popular

 

 

 

El que ríe el último piensa más despacio.