Gran refrán

 

 

 

El hombre promete hasta que mete, y una vez que mete, acaba lo que promete.