Curiosa conclusión

 

 

 

Si no te arriesgas, no ganas. Si te arriesgas, además, pierdes