¡Qué ojazos!

 

 

 

Tienes dos ojos como dos sartenes que cuando te los miro se me fríen los huevos.