Cómo descubrí mi nombre

 

 

 

Hasta que me liberé de mis hermanos mayores y empecé el cole, creía que me llamaba “Cállate”.