Si tuviéramos que hablar más que escuchar…

 

 

 

Si tuviéramos que hablar más que escuchar, tendríamos dos bocas y solamente una oreja.