Es la ley

 

 

 

La probabilidad de que te manches comiendo, es directamente proporcional a la necesidad que tengas de estar limpio.