Software es un gas

 

 

 

El software es un gas: se expande hasta llenar su contenedor