Inhumanidad de los ordenadores

 

 

 

Parte de la inhumanidad de los ordenadores es que, una vez que se programan de manera competente y trabajan sin problemas, son completamente honestos.