El temor a los ordenadores

 

 

 

No temo a los ordenadores, lo que temo es quedarme sin ellos