Peor que una piedra

 

 

 

Peor que una piedra en el zapato es encontrarse un chino en el preservativo.