La verdadera felicidad

 

 

 

No conocía la verdadera felicidad hasta casarme y entonces ya era muy tarde