Es por el ansia…

 

 

 

Cuando tienes un martillo en la mano, todo se parece a un clavo.