El trabajo

 

 

 

Trabajar nunca mató a nadie, pero ¿para qué arriesgarse?