Aquellos maravillosos tiempos

 

 

 

En los 80 usábamos jeringuillas con sida para cazar escorpiones y los quemábamos metiendo un tenedor en el enchufe. Todo eso se ha perdido.