A veces hay que ser tajante

 

 

 

No hay razón más irrebatible que un ” no me sale de los cojones”.