Amargar la existencia

 

 

 

Con tres palabras te puedo amargar la existencia: “Mañana es lunes”