Desciende a las profundidades de ti mismo…

 

 

 

Desciende a las profundidades de ti mismo, y logra ver tu alma buena. La felicidad la hace solamente uno mismo con la buena conducta.