Nuestra vida

 

 

 

La primera mitad de nuestra vida nos la estropean nuestros padres. La segunda, nuestros hijos.