Tengo un buen presentimiento

 

 

 

Era un hombre tan, pero tan optimista, que le dio un infarto y dijo; “Oh! tengo una corazonada”