Dulce

 

 

 

Eres tan dulce que podrías matar a un diabético de un pedo