¿El colmo del los colmos?

 

 

 

Sentarte en un pajar y pincharte con la aguja.