Porque no sabemos lo que pasará…

 

 

 

La vida es impredecible… ¡cómete primero el postre!