Librarse de la tentación

 

 

 

La mejor manera de librarse de la tentación es caer en ella.