Frena a Dios

 

 

 

Lo único que debe frenar a Dios para que no mande otra inundación, es que la primera no dió resultado.