Estoy harto de la gente

 

 

 

Ha llegado un punto en el que me tienen más harto los que no paran de quejarse del fútbol que los que no paran de hablar de él.