El valor de una suegra

 

 

 

Las suegras son como las semillas del tomate: están ahí pero no sirven para nada.