El síndrome de la abeja

 

 

 

Tienes el síndrome abeja; te crees una reina y no eres más que un bicho