Decía que no podía vivir

 

 

 

Decía que no podía vivir sin mi y el mentiroso sigue vivo