Al menos en las quinielas

 

 

 

No acertar nunca también tiene su mérito.