¡Ordinario!

 

 

 

Eres más ordinario que un yogurt de mortadela.