Frases cortas de oreja

 

 

Si tuviéramos que hablar más que escuchar, tendríamos dos bocas y solamente una oreja.

– Susi, qué haces con el termómetro en la oreja?
– ¡Vaya!… ¿dónde habré metido el lápiz…?