Frases cortas de obreros

 

 

– ¡Preciosa! ¡Tienes mas polvos que las chanclas de Kung Fu!

– ¡Si fueras un bollycao me comería hasta el cromo, so guapa!

– Perdona, ¿no tendremos algún amigo en común para que nos pueda presentar?

– Desde que la he conocido, ha de vivir en mi corazón sin pagar alquiler.

– Perdona, mañana… ¿te despierto con el codo o con el teléfono?

– Bonitas piernas, ¿a qué hora abren guapa?

– ¡Que peazo culo! ¡Si fueras gallina tenias que soltar los huevos con paracaídas!

– ¡Guapa! ¡Ya quisiera yo coger una indigestión, por haberte comío entera!

– ¡Que peazo de tia! ¡Después de ver una tia como tu, ya se pué uno morir tranquilo!

– ¡Dime cómo te llamas y te pido para los Reyes!

– ¡Niña, con ese cuerpo, yo te hacia un traje de saliva!

– !Que peazo tia! !No se los años que tienes guapa, pero yo te echaba muchos!

– ¡Guapa! ¡Seguro que los que se hacen pajas pensando en ti, mueren de sobredosis!

– ¡Niña! ¡Estás más apretada que los tornillos de un submarino!

– ¡Señora! ¡Le cambio la hija por un piano y así tocamos los dos!

– Te miré por guapa, me conquistaste por morena, me enamoraste por graciosa y te quiero por tío buena.

– ¡Bueno, que! ¿Digo alguna tontería o me la chupas aquí mismo?

Las pirámides son el mejor ejemplo de que en cualquier tiempo y lugar los obreros tienden a trabajar menos cada vez.

 

¡Ya quisiera yo coger una indigestión, por haberte ‘comío’ entera!