Frases cortas de condenada

 

 

Se acuesta en mi pecho

mirándome fijo,

me guiña los ojos

oliendo mi piel,

y cuando camina

mueve su trasero

como una modelo:

la muy condenada

lo hace tan bien