Que error…

 

 

 

¡Cualquiera puede equivocarse! -dijo el puercoespín bajándose de un cepillo.