La gorda

 

 

 

Era tan gorda que cuando nadaba con bañador blanco y negro, los de Greenpeace tenían que protegerla de los balleneros.