Comprar flores

 

 

 

La mujer le dice al marido:
– Oye, Manolo, ¿nunca se te ha ocurrido comprarme flores?
– Para que, si todavía estás viva!