Lo bueno de hacerse viejo

 

 

 

Envejecer no es tan malo cuando se piensa en la alternativa