Cementerio

 

 

 

Lo triste no es ir al cementerio, sino quedarse