Demostraciones de un borracho

 

 

 

Lo primero que demuestra un borracho es que no se conoce a sí mismo, lo segundo, que su grado de desconocimiento es directamente proporcional a su falta de equilibrio.