Una de las razones para levantarnos cada día y luchar…

 

 

 

Una de las razones para levantarnos cada día y luchar, no depende de las circunstancias, ni mucho menos del destino. Porque puede estar lloviendo y el cielo puede estar lleno de truenos y relámpagos, pero dentro de ti, aún brillará el sol de la esperanza.