Refranes graciosos

 

 

 

Quien a buen árbol se arrima, ¡llega un perro y le orina!