Paciencia y saliva

 

 

 

Con paciencia y saliva se la metió el elefante a la hormiga