Me gustas y no es mi culpa

 

 

 

Yo no tengo la culpa de que me gustes. La culpa la tienes tú, por tener todo lo que me encanta.