Los buenos ratos hay que fabricarlos

 

 

 

Los buenos ratos hay que fabricarlos, porque los malos, llegan solos.